4 nov. 2010

A la Memoria de Antonio Millán Díaz "Carnicerito de Ubeda"

Una serie de actos se programaron para rendir un emotivo homenaje conmemorando el 34º aniversario desde que Antonio Millán “Carnicerito de Ubeda” sufriera el mortal accidente de tráfico. Su Peña Taurina, familiares y amigos le hemos recordado en fecha tan significativa.
Los actos programados para esta efeméride estuvieron compuestos de una visita  el día de Todos Los Santos tanto al Monumento que el torero tiene dedicado en la ciudad así como al Panteón Familiar donde descansan los restos del malogrado diestro.
En el Canal 9 La Loma, televisión comarcal de Baeza, se celebró una Tertulia Taurina donde se dio justo reconocimiento como portador que fue de los valores ejercidos durante su trayectoria taurina así como sus altísimas virtudes y cualidades demostradas, tanto personales como profesionales, de las que derivan tan noble ejemplaridad para el estamento taurino y la sociedad en general.
Los “viejos” aficionados componentes de la Peña Taurina Luís Piñar Moreno, Antonio García Soria y Salvador Moya, anterior Presidente de la entidad, versaron ampliamente la figura tanto personal como profesional de Antonio Millán.
La Peña dispone de unas fotos, de las cuales se expone alguna en este post donde puede apreciarse como Antonio Millán cargaba la suerte en toda la extensión de la palabra. Si esto lo hacía posible toreando con la mano derecha, con la muleta en la izquierda ejecutando el pase natural fue soberbio, el cuerpo del torero entregado y volcado hacia el animal. El toro embebido en la muleta del maestro y tomándola enteramente con la bamba de la misma, humillado. Si informáticamente hiciéramos un simulacro sobre la trayectoria del toro, veríamos que este por lógica acabaría su recorrido tras la cadera del torero ¡Qué toreo!
Un buen muletazo, jamás debe acabar en rectitud con la embestida del toro, en las Bellas Artes, donde el toreo como no puede ser de otra manera, ocupa un lugar privilegiado, lo rectilíneo dice menos, es menos apreciado. Lo realmente apreciado y difícil de ejecutar es la conjugación en las curvas, por eso en el toreo, el muletazo debe terminar tras la cadera del torero, jugando con las curvas, la continuidad de una curva con otra sin romperla hasta finalizar su recorrido natural, ese el verdadero valor del arte, ese es el buen toreo, así es el toreo que entiende el buen aficionado, toreo donde las femorales están en juego sin trampa, así es el toreo que hace vibrar al buen aficionado.
De esta manera transcurrió una jornada donde la Peña “Carnicerito de Ubeda” como disponen sus Estatutos, rindió homenaje y memoria a Antonio Millán Díaz y que tras el Pregón Taurino de feria es la segunda actividad que ésta remodelada Peña Taurina ha programado.
Nota: El video sobre la Tertulia se pondrá en el Blog una vez la emisora de televisión lo cuelgue en su página web. Mientras tanto aqui os dejamos unas fotos de esta gran figura del toreo que tuvo la ciudad de Ubeda.