15 ago. 2010

He visto un Torero

Con este titular, un buen amigo y colaborador en trabajos taurinos de quien no voy a revelar el nombre y al que pronto podrán conocer en persona, me envió en su día el comentario de una tarde en Úbeda en la que acompañado de un buen puñado de fotografías pude ratificar la majestuosidad y el empaque de un torero que no se merece quedar en el olvido. 
Por este motivo, hoy quisiera poner de manifiesto que no solamente el buen aficionado de Úbeda percibe la clase que tiene nuestro torero Juan Antonio Millán “Carnicerito de Úbeda”. 
Esa tarde fue la del viernes 2 de octubre de la pasada Feria de San Miguel. Si señores, esa tarde un atronador aplauso rompió el silencio en el Coso de San Nicasio cuando asomaron por el arco que da acceso al ruedo los toreros que componían el cartel de esta tarde. Independientemente de la importancia de la ovación generalizada y mi observación en cuanto a la curiosidad palpable de un público expectante de silente espera y deseoso de ver tantas cosas importantes en la “torería” andante como las que se vieron esa tarde con Juan Antonio Millán; lo que más llamó mi atención es el cómo y de dónde nació ese atronador aplauso. En contra de pronósticos agoreros, el festejo reunió un número de aficionados semejante a cualquier otra tarde donde muchas de las figuras actuantes ocupan un puesto en muchos casos mediático. 
De las reses de Gavira destacó el lidiado en tercer lugar, el más bravo del encierro, el resto contribuyeron a que tanto “El Cordobés”, Rivera Ordóñez, “Carnicerito de Úbeda” y José García “El Doctor, cortaran un total de nueve orejas, siendo Juan Antonio Millán el triunfador de la tarde con tres orejas en su esportón. Puerta Grande para todos, que al parecer y dadas las fechas agonizantes de la temporada taurina española, tan poca importancia dan algunos, es más incluso minimizan aún esta feria, cuando este triunfo viene dado por un torero local. 
El torero “Carnicerito de Úbeda” no solo desarrolla ese buen toreo que atesora en su Feria de Úbeda, allá por donde tienen ocasión de verle torear todo son elogios dada su calidad. Concretamente en la provincia de Ciudad Real escribieron de él: Un año más, Llanomojao fue escenario de puro arte”. “A nadie que visita Llanomojao le sorprende como torea el jienense "Carnicerito de Úbeda", ese toreo puro y clásico que tan sólo él sabe hacer”. “Ese día lo pudieron disfrutar”. “En la mañana del sábado se pudo disfrutar en Llanomojao del toreo, los toreros que allí se dieron cita torearon con enjundia haciendo disfrutar a los aficionados”. 
Soy consciente que muchos “taurinos de postín” que a buen seguro están leyendo esta reivindicación, lo harán con una irónica sonrisa además de tacharme de ingenuo, quizá lo sea, tal vez porque mi vena artística -todos la tenemos, aunque no todos sepamos descubrirla- me haga ser hasta un punto bohemio, lo admito. 
Bohemio e ingenuo porque pienso que el torero Juan Antonio Millán “Carnicerito de Úbeda necesita de un revulsivo que le coloque donde debe estar, y esto sin duda no se consigue sin el continuo “calor” de la afición, esa afición ubetense que en parte ya ha demostrado en la plaza que está con el torero su pueblo, la verdadera afición. Esa afición que ha dejado palpablemente demostrado que un torero de calidad como es “Carnicerito de Úbeda” no se puede desaprovechar en beneficio, no solo de la Feria de Úbeda sino del resto de España y por la propia Fiesta. 
Comentarios de aficionados como los que comento en este artículo son los válidos, los positivos, los que hacen que esta Fiesta tenga sentido y se luche como es el caso de la Peña Taurina “Carnicerito de Úbeda”, porque este torero llegue a conseguir un puesto en su feria y en tantas otras, por habérselo ganado en el ruedo como ha sido el caso. 
La artimaña o como queramos llamar a un acuerdo político de torear en años alternos los toreros locales lo considero una “muerte anunciada”, una muerte que tal y como nos la pintan, tapará los ojos con su capucha y segará con su guadaña más de un propósito, y no será precisamente el de los toreros locales. 
Esa otra afición de la “palmadita” en el hombro no me vale. Tenemos que defender, respetar y apoyar en primer lugar los valores que tenemos a nuestro alcance, algo imprescindible creo debe hacer, quien se precie de ser taurino. Si no es de esta manera, ¿Taurino para qué? ¿Para dejar en la cuneta y dejar morir a una Peña Taurina representativa de un valor local y que además se precia de ser una de las más antiguas de la provincia? ¿Taurino para qué? ¿Para no querer valorar a un torero del corte de Juan Antonio y tan siquiera luchar por la inclusión del mismo en su feria?, esto no es ser taurino. Por eso, desde esta página pido unión entre los aficionados, ¡apoyemos a nuestro torero!, acudamos al prestigioso “Pregón Taurino” que además este año les puedo asegurar que sin menospreciar a los anteriores va a ser de lujo, juntémonos, charlemos de toros, ahora que los aficionados estamos siendo atacados de lleno es cuando más necesitamos y debemos unirnos. 
Y a la máxima Autoridad Municipal, siempre desde el máximo respeto que en mi opinión merece, quisiera apuntar dos cosas: Mi felicitación personal y creo poder hacerla extensiva de parte del aficionado por apoyar la Fiesta como es su caso, adecentando e incluso invirtiendo en dependencias para la Plaza de Toros.Y en segundo lugar, pedirle que no permita actuar de una manera apática hacia lo “DE CASA” cuando estos dan del mismo modo o más incluso, la categoría que la Feria de San Miguel merece. Que este año, a pesar de ese llamemos “convenio establecido” para los toreros locales, máxime cuando hay anunciado un festejo de ocho toros donde figura Juan Luís Pizarro, la inclusión desde su primera hora con dos figuras del toreo en cualquier otro cartel de los dos que conforman el resto del ciclo taurino de San Miguel del torero Juan Antonio Millán, además de no quitar el puesto a ningún otro torero -caso de festejos de seis toros- no hubiera restado categoría a la feria, es más; considero hubiera sido un acierto y justicia hacia este torero y su entorno, solo hay que remitirse a los resultados de este en el ruedo de la Plaza de Toros de Úbeda. Por lo que como aficionado al buen toreo, como portavoz de muchos otros aficionados que comparten la misma opinión y como presidente de la Peña Taurina “Antonio y Juan Antonio Millán “Carnicerito de Úbeda”, deseamos de su persona como máximo representante del pueblo de Úbeda, sea atendida esta petición, el buen aficionado y la Fiesta a buen seguro se lo agradecerán.



Autor Foto Paco Funes