11 abr. 2011

El Adiós a un buen Presidente


Hoy hemos dado nuestro último adiós a Salvador Moya, un buen aficionado a los toros y magnífico amigo, además de haber sido uno de los mejores Presidentes que sin lugar a dudas ha tenido la Peña Taurina de Antonio y Juan Antonio Millán “Carnicerito de Ubeda”.
El amigo Salvador del que se puede decir ha estado vinculado prácticamente toda su vida a la Peña Taurina “Carnicerito de Ubeda”, fue Presidente en distintas etapas dentro de los casi 50 años de vida de la misma. Persona con una gran afición por la Fiesta de los Toros que supo de la misma forma transmitir a su esposa e hijos dicha afición, se desvivió por conseguir como así fue su resultado, mantener en un alto pabellón el nombre de “Carnicerito de Ubeda” representado en su peña, ya que Salvador se enorgullecía -en el buen sentido de la palabra- de ser un gran amigo del malogrado diestro ubetense Antonio Millán. Oír hablar a Salvador del maestro Antonio era todo un placer ¡con qué pasión recordaba esa primera época de su Peña Taurina!
Muchos han sido los Presidentes con los que ha contado esta Peña, pero si algo ha habido que haya distinguido a Salvador  ha sido el ayudar a los toreros cuando les ha hecho falta, no en vano esta entidad con Salvador Moya al frente así lo hizo en los primeros pasos de uno de los buenos toreros de Ubeda como es el maestro Paco Delgado.
Últimamente el amigo Salvador estaba pasando una mala racha, de hecho en el mes de junio del pasado año tras unos delicados días, decidió para el doce de ese mismo mes convocar una Junta Extraordinaria, donde tras comentarnos a los asistentes los males que le aquejaban; presentó su cese como Presidente, proponiendo a quien les escribe como sucesor en el cargo.
La verdad es que ya venía tiempo atrás proponiéndome dicho cargo pero yo siempre dándole ánimos le alentaba a que siguiera manteniéndose ahí, firme, pues no había duda que la Peña Taurina formaba parte misma del amigo Salvador, sentía y vivía esta asociación de amigos con unas inquietudes que solamente la pueden manifestar las personas que como Salvador son unos buenos aficionados a los Toros. Si deja el cargo ¿Qué va usted hacer, Salvador? le comenté en más de una ocasión. Y Salvador con la entereza y fortaleza que tiene la gente del Toro a pesar de que como vemos no se encontraba con la vitalidad necesaria para afrontar un cargo de esta envergadura, siguió y siguió por tal de que “su Peña” siguiera adelante, hasta que un día me dijo: Cisneros, yo ya no puedo seguir y la Peña de Carnicerito como él la llamaba, no puede desaparecer, quisiera que tú y Cipriano sigáis con la labor de mantenerla viva y que apoyéis a Juan Antonio como los “viejos socios” apoyamos a su tío Antonio.
Ante tal circunstancia accedí al cargo y en la labor encomendada ponemos todo nuestro empeño, ya que soy de los que piensa que el legado dejado por nuestros mayores debemos ser los más jóvenes -aunque ya no lo sea tanto- los que debemos continuar con esa labor a la que tanto empeño y afición le han puesto nuestros mayores.
No hace muchos días me encontraba con otro antiguo socio de esta Peña, su nombre es Juan y está en la Residencia de Mayores de Torreperogil. Me comentaba Juan cosas de la misma como aquellos días de convivencia entre socios que se organizaban en la Sierra de Cazorla, las antiguas capeas en la Plaza de Toros de Ubeda e incluso los días de campo con una comida de hermandad y asistencia a la lidia de algunas becerras de parte del actual titular de la Peña, en la que los socios de igual manera podían demostrar sus cualidades taurinas ante las becerras en casa de Cristóbal Millán, del mismo modo comentaba las cenas “Homenaje a la Mujer del Socio”. Muchas han sido las vivencias que junto a estos socios ya mayores hemos podido disfrutar de la mano de presidentes como Salvador, que han puesto todas sus fuerzas en que esta Peña Taurina ocupe un lugar de privilegio en la provincia de Jaén.
Por todo esto amigo Salvador, ahora que así lo ha decidido el Altísimo, solo puedo decirte como creyente, que ahora es cuando realmente has terminado tu mandato en la Peña Taurina y, que puedes estar seguro que el trabajo que otros empezasteis será continuado por los que aquí seguimos.
Recuerdo en el programa dedicado a la memoria de Antonio Millán que hicimos el pasado mes de noviembre cuando comentabas lo a gusto y orgulloso que te encontrabas al lado del maestro Antonio cuando te solicitaba estar junto a ti en el balcón de tu casa para presenciar alguno de los Pasos de las Cofradías que componen esta maravillosa Semana Santa que tiene Ubeda. Este año a buen seguro te reencontrarás con el maestro Antonio, tu admirado amigo Ángel Luís “Bienvenida” y tantos otros buenos toreros para presenciar nuestra Semana Santa desde ese “Balcón Celestial” que solo los elegidos pueden hacerlo y que a buen seguro tú Salvador, estarás entre ellos.
Muchas horas estaría hablando del amigo Salvador, pero como el espacio apremia solamente diré que esta Peña Taurina pierde uno de sus mejores socios, uno de sus mejores presidentes y uno de los mejores amigos de sus amigos. Que en Paz descanse y Dios tenga en su Gloria a nuestro querido amigo y siempre Presidente, Salvador.
Del mismo modo, la Peña Taurina de Antonio y Juan Antonio Millán, desde este medio de comunicación quiere trasladar su público y más sentido pésame a la esposa e hijos de Salvador Moya por tan sensible pérdida y que tanto le alentaron a seguir trabajando por su Peña.

 Salvador con familia y amigos en una capea de antaño

De fiesta en la Sierra de Cazorla

Junto a D. Manuel el cura
en la inauguración de la anterior sede
al fondo el también socio fallecido Simón López