1 ago. 2010

Aclaración a Jerónimo García, Concejal de Festejos del Ayuntamiento de Úbeda

         Como Presidente de la Peña Taurina Antonio y Juan Antonio Millán “Carnicerito de Úbeda” manifiesto lo siguiente:
Con todos mis respetos hacia Jerónimo García, creo una falta de consideración y respeto hacia el torero Juan Antonio Millán “Carnicerito de Úbeda”, a quien dirige este escrito y consecuentemente a la afición de Úbeda, las declaraciones vertidas en el Semanario Úbeda Información de esta semana por el Concejal de Festejos Jerónimo García.
Jerónimo García asegura que a principios de la presente legislatura se llegó a un acuerdo con los diestros locales por el que cada año se alternarían en los carteles taurinos, de manera que ambos toreros Juan Luía Pizarro y Juan Antonio Millán tendrían un lugar en la feria de su pueblo, aunque nunca dos años consecutivos. Desde el 27 de mayo de 2007, últimas elecciones municipales celebradas en España, los toreros locales Juan Antonio Millán y Juan Luís Pizarro bien es verdad que han actuado en la Feria de San Miguel en años alternos, tiene razón; pero no confunda a la afición de Úbeda ni mienta diciendo que se llegó a un acuerdo con ambos toreros; con el nuestro por decírselo de una manera fina le diré que es incierto y aunque  personalmente no quiero sus disculpas a pesar de haberme sentido engañado, debiera dar la cara públicamente corroborando lo que estoy afirmando; en todo caso sería un acuerdo político, nunca con nuestro torero. Puedo asegurarle que después de leer su declaración dude mucho de su credibilidad como persona.
 En nuestra primera conversación a diferencia de lo que ha declarado, manifestó que haría lo posible por que Juan Antonio Millán toreara esta Feria. Quien aseguró lo que usted manifiesta pero nunca diciendo “se intentará” fue el empresario Víctor Pérez, es más, prometió además delante de usted que si este año Juan Antonio Millán cortaba una oreja en Madrid; en la Feria de San Miguel de 2011 lo colocaría en una corrida con dos figuras del toreo, pero ese no es el caso que nos ocupa, el año que viene Dios dirá, lo que nos ocupa es esta Feria de San Miguel.
Finalmente se sale por la tangente como buen político, manifestando que este asunto es competencia del empresario, efectivamente debería ser competencia plena del empresario siempre y cuando la Feria de San Miguel no contara con subvención municipal, pero no es el caso.
Está claro que a este Ayuntamiento parece no interesar lo que tenemos en propia casa, y ¿saben lo que me molesta? Me molesta que del torero “Carnicerito de Úbeda” siempre se hable de su innegable clase así como de la herencia recibida de su recordado tío Antonio; de su mano izquierda y su toreo de frente que imprime con ese trazo tan especial y de buen gusto para el aficionado; cuando ocurre que en contraposición a lo referido, se haya cometido la injusticia de no haber contado en un principio con este torero en la Feria de Úbeda, plaza donde ha demostrado su valía todas y cada una de las tardes que ha actuado y donde como es lógico hay que ganarse los contratos. Su Peña Taurina así como muchos buenos aficionados, esperan que el Ayuntamiento de Úbeda recapacite y sepa apreciar los valores que tiene en su propio feudo defendiéndolos como ha de ser, en justicia, siendo simple y llanamente cuestión de coherencia. Jerónimo García no podrá negarme su comentario respecto al torero diciendo que dados los resultados obtenidos por Juan Antonio Millán, debería haberse incluido desde un principio en cualquiera de los carteles que componen el ciclo ferial ubetense, pero como he dicho anteriormente ya no le creo.
Los contratos hay que ganárselos en la Plaza y “Carnicerito de Úbeda” en su plaza, no diré que se  le ha exigido como a nadie pero sí como al que más. En el año 2004 mató una corrida del Conde de la Corte y obtuvo la Puerta Grande. En 2005 estoqueó una de Miura y volvió a salir por la Puerta Grande, este año toma la alternativa Juan Luís Pizarro por lo que torean los dos toreros locales. En 2006 vuelve a ser triunfador de la Feria alternando junto a Juan Luís Pizarro, se le otorga el “Trofeo Lagartijo” a pesar de empatar a trofeos con Uceda Leal, Enrique Ponce, Fandi y José Mª Manzanares así como superarle en trofeos Dávila Miura con tres orejas y tres y rabo César Jiménez; claro ejemplo de la calidad del aficionado de Úbeda y de que el corte de trofeos no es todo cuando en el ruedo se contempla un toreo de calidad.
En 2007 nuevo gobierno municipal, a partir de este año parece que la carrera de un torero dependa de los políticos. Juan Luís Pizarro no torea, ¡normal! Lo hace Juan Antonio Millán el 29 de septiembre junto a Uceda Leal y Salvador Cortés cortando una oreja a una corrida de Martín Lorca y consiguiendo la “Mención Especial” de la Feria de San Miguel, se celebró un mano a mano al día siguiente entre Finito de Córdoba y El Cid con el triste balance de dos orejas en toda la tarde, se prefirió esto antes de contar con el otro torero local, en mi opinión otra injusticia hacia Juan Luís. Tras todo este fracaso en 2008 es normal que Juan Antonio sea castigado sin torear y se celebre un festejo con dos toreros y un rejoneador, increíble señores. En 2009 confirmó en Madrid haciendo su primer paseíllo de la temporada ante reses de la ganadería salmantina de Juan Luis Fraile Martín, de procedencia Conde de Santa Coloma-Graciliano Pérez Tabernero, el buen aficionado sabe lo que esto significa y puedo asegurarles que Juan Antonio dejó la puerta de la contratación entreabierta para este año. Después en Úbeda y a pesar de las injusticias, vuelve con fuerza y triunfa cortando tres orejas a una corrida de Gavira, pero los toreros locales siguen sin interesar y le niegan el “Trofeo Lagartijo” en reñida pugna con Cayetano, se le otorga nuevamente la “Mención Especial.
Resulta sangrante que tras lo dicho no se haya contado con Juan Antonio Millán por muchas razones, aunque la fundamental es la de no haber defraudado nunca en sus actuaciones, mucho menos en su Feria.
Por todo lo expuesto, la Peña Taurina Antonio y Juan Antonio Millán “Carnicerito de Úbeda” reivindica desde este escrito un puesto para que nuestro torero, el de todos los ubetenses, pueda hacer el paseíllo en su feria, en su Úbeda, porque se lo merece y porque así lo demanda no solo esta Peña Taurina sino el buen aficionado. Por tal motivo esperaremos que el Ayuntamiento de la Ciudad no ejerza de madrastra para los que siendo suyos, tienen acreditada su valía. Pues el toreo, su toreo, el cual yo entiendo como artístico y otros podrán tener una visión distinta, debe ser respetada; pero…. negarle el pan y la sal a un hijo en su propia casa, me parece un acto cruel e inhumano.
Con esta reivindicación no se pretende en ningún momento perjudicar a ningún torero, a ninguno de los que este año componen los carteles, solamente digo; dejen los toreros actuantes este año en Úbeda, combínelos con Juan Antonio Millán y comprobarán que ninguna de las composiciones posibles desmerece la categoría que la Feria de San Miguel ostenta, por lo que esta Peña Taurina solamente pide coherencia y justicia para con su torero.
El Presidente de la Peña Taurina “Carnicerito de Úbeda”